Gastronomía y cía

Sitios para comer en Barcelona

Imponentes iglesias y avenidas bulliciosas; playas bañadas de sol y plazas idílicas; es obvio por qué Barcelona enamora y nadie quieres escapar de ella. Y como corresponde al estilo de vida Mediterráneo de la ciudad, la gastronomía es todo un lujo que probar.

Se puede comer muy bien, y por no mucho dinero. Sin embargo, también es fácil encontrar sitios decepcionantes si no vas al lugar adecuado, y acabarás comiendo una paella desastrosa en las Ramblas o La Barceloneta.

Sitios para comer en Barcelona

Para todos los visitantes que quieran disfrutar de la mejor gastronomía en la ciudad, os dejo mis sitios favoritos para comer en Barcelona:

Luki

Situado en Poble Sec, a pocos minutos del Raval y a la sombra de la colina de Montjuïc, aunque fuera del itinerario de los turistas, sus calles tranquilas, sus bonitas plazas y la gente amable harán que el desvío merezca la pena. Luki está en la esquina de Plaça del Sortidor. La decoración es exuberante, pero en el buen sentido. Los raviolis de berenjena fueron fantásticos, seguidos por unas rebanadas de pollo enrollado en salsa de brandy.

Tickets

El hermano de Ferran Adrià, Albert Adrià, ahora cuenta con su propio imperio de restaurantes a lo largo de la revitalizada Avinguda del Paral·lel. Tickets es la joya de la corona. Tiene un menú de tapas clásico remezclado con técnicas modernas, a menudo moleculares, y el tema se centra en la época de oro de Barcelona, del glamour, el teatro y el cabaret.

Green & Berry

Ofrecen una amplia selección de alimentos saludables, bebidas y aperitivos. Es una gran opción para los vegetarianos y veganos, y tienen opciones sin gluten. El ambiente es muy relajado y está situado en una calle muy acogedora.

Todo orgánico y casero. Tiene una gran selección de zumos prensados en frío muy saludables y muchos smoothies de colores.

UGOT Bruncherie

Buen servicio, muy buena comida, buena relación calidad-precio. Tienen hamburguesas y sandwiches sencillos y sabrosos, como debe de ser la comida. Si te gusta un buen brunch, con comida fresca, buena y un buen servicio, no debes perderte UGOT Bruncherie.

Morro Fi

La obsesión de Barcelona con el vermut y las tapas se puede ver por la gran variedad de bares que dan este aperitivo antes de comer. Agridulce y servido sobre hielo con una guarnición de aceituna y naranja, te sorprenderá el vermut de Morro Fi. Las tapas son variadas, y se mueven entre las anchoas, quesos añejos, mejillones escabechados, y patatas caseras.

NAP

¡Ah, la pizza! Qué tendrá que a todos los turistas gusta. Si eres uno de ellos, NAP será un imprescindible. Apenas una docena de pizzas, pero caseras, y con mucho gusto. Para empezar una bruschetta, y de postre Panna cotta, tiramisú y tarta de queso entre sus platos a elegir. Todo servido en un diseño simple y limpio.

Bar Ramón

Lleva desde 1939 poniendo sus famosos platos como el foie a la plancha con filete de ternera sobre una tostada, así como clásicas tapas, como croquetas y gambas al ajillo. Es un lugar donde se puede comer muy barato y bien.

7 Portes

Arroz, arroz y más arroz. La paella es originaria de Valencia, pero los catalanes la han adoptado a su manera. Encontrarás a muchos lugareños en 7 Portes, y eso es sinónimo de que es bueno. Tienes que probar sin falta el arroz, en todas sus versiones.

La Boquería

La Boquería es, sin duda, el mejor mercado de Barcelona y también el más turístico. Lo ideal es ir pronto por la mañana para no tener que meter codos. Además de muchas tiendas de comida, hay sitios donde comer y tomarse un café.

La Confitería

Esta tienda de dulces de 1912 recientemente ha sido restaurada a su antigua gloria y transformada como un gastropub. Platos como la carrillera de ternera estofada, tierno y suculento pato confitado, se sirven junto a cócteles vintage, en consonancia con la reciente obsesión de Barcelona con la coctelería retro.

Carmelitas

Carmelitas es un lugar al lado del mercado de la Boquería, el Teatro Liceu y el Museo de Arte Contemporáneo. Este espacio luminoso de techos altos reformado, era un antiguo convento. Hay mesas al aire libre ubicadas en la calle del restaurante, justo al lado de un patio pequeño con encanto. tiene una presentación muy original de sus platos a base de tapas, con los ingredientes del mercado cercano.

Cerveseria Catalana

Generalmente es un bar en el que hay que esperar, pero merece la pena la espera, ya que cuando te sientes disfrutarás de los clásicos en cualquier menú de tapas, junto con muchas especialidades catalanas. Jamón, patatas bravas, todo bueno y sencillo.

Rocambolesc

Y terminamos con un postre, y nada mejor que un helado en Rocambolesc, o dos o tres. Si no has probado nunca uno, te sugiero que vayas abriendo boca con su página web: Rocambolesc.com.