Gastronomía y cía

Puré de patata relleno de carne

Esta receta es una especie de pastel de carne, pero en vez de hacer dos capas (una de carne y otra de puré de patatas), tiene tres, ya que la carne está en el medio de dos capas de puré de patata.

La clave de este plato es elaborar un puré de patatas cremoso y gustoso, para que no quede una plasta. Busca una textura con la que estés cómodo para sacarlo de la fuente sin problemas ni derramamientos.

Puré de patata relleno de carne

Lo ideal es utilizar unas patatas que no tengan demasiado almidón, ya que el almidón espesa el puré. Para ayudarlo, también se añade leche, mantequilla, media cebolla y un poco de aceite de oliva.

Ingredientes para 4 personas:

Preparación del puré de patata relleno de carne:

Pela y trocea las patatas y ponlas a cocer en agua con un chorrito de aceite, la mitad de la cebolla pelada y un poco de sal. Deja que cuecen durante 20 minutos, hasta que estén tiernas.

Escurre las patatas y deja que enfríen completamente. Pasa las patatas junto con la cebolla por el pasapurés o machácalas con un tenedor para hacer una pasta. Al final, tiene que haber un puré fino, sin grumos.

Por otra parte, pon una sartén al fuego con el resto del aceite de oliva, cuando esté caliente, añade el resto de la cebolla picada y sofríelo durante 10 minutos, hasta que empiece a ablandarse.

Incorpora la carne picada a la cebolla, y remuévelo bien para que se distribuya uniformemente. Sazónalo con sal y unas vueltas de pimienta negra.

Pela los champiñones y trocéalos. Añádelos a la carne y sofríelo todo durante unos minutos. Vierte la cucharada de vino tinto y la salsa de tomate, y vuélvelo a mezclar.

Espera unos minutos ha que el vino se evapore y la carne esté hecha. Pruébalo y rectifica de sal si es necesario. En este momento puedes añadir alguna especia que quieras: orégano, tomillo, albahaca, etc.

Calienta la mantequilla con la leche y viértelo al puré de patatas lentamente, hasta que adquiera la consistencia ideal. Queremos conseguir un puré fino y con una textura semilíquida. Incorpora las yemas de huevo y remuévelo de nuevo.

Para montar el plato, vierte la mitad del puré de patatas sobre una fuente, coloca otra capa de carne encima y cúbrelo con el resto del puré de patata. Espolvoréalo con el queso rallado y gratínalo por encima a temperatura máxima durante unos minutos, hasta que la superficie esté dorada.