Gastronomía y cía

Mitos sobre el cocinado

Todos tenemos algunas técnicas de cocina o utilizamos algunos métodos de cocción erróneos, que creíamos que ayudaban a la mejora del plato, pero que no es así, sino al contrario. La mayoría establecidos como mitos que no son ciertos, y otros que si lo son.

Pero ¿Cuáles son los mitos reales y cuáles los falsos? Estos son algunos de los más comunes:

Mitos sobre el cocinado

Dorar la carne para sellar los jugos

Este es uno de los mitos más extendidos. Se repite continuamente, pero no por eso lo hace cierto. De hecho, el acto de sellar el exterior de la carne, realmente la hace más porosa, y por lo tanto, es más probable que salgan los jugos bajo presión.

Esta presión no tiene que ser manual, la mera exposición al calor contraen el músculo de la carne (casi todos los cortes tradicionales tienen músculos) y por lo tanto expulsan los juegos del interior.

No es posible impedir que los jugos se segreguen, pero podemos trabajar con ellos. Séllalo a alta temperatura y luego termínalo a baja temperatura, dejándolo reposar un rato después de la cocción y antes de servir.

Batir la nata o los huevos sin parar, o se vendrá abajo

La verdad es que se puede batir la nata líquida y los huevos, parando en la mitad del proceso para descansar un momento, y esto no hace que se desinfle o desmorone. En todo caso, ayudará, al permitir que la estructura se endurezca ligeramente.

Sólo hay que tener una precaución, no retirar el batidor, sino dejarlo dentro en todo momento, y reiniciar a velocidad media.

La sal y la levadura no son tan incompatibles

Siempre se dice que no hay que poner junto la levadura con la sal, pues la mata. Con la levadura seca no hay que preocuparse por la sal. Con la levadura fresca de panadería, la sal puede actuar como un desencadenante e implosionar la levadura.

Hay que enjuagar la pasta

Este es un mito persistente. Muchas personas cuecen la pasta y luego la enjuagan en agua fría. En primer lugar, esto no detiene la cocción, y en segundo lugar, se elimina el almidón que recubre la pasta. Esto hace que la salsa no se adhiera tanto a la pasta.

Deja que se cocine al dente y luego solo tienes que escurrirla y dejar que repose para que termine de cocinarse junto con la salsa.

Añadir sal no hace que el agua hierva más rápido

La sal eleva realmente el punto de ebullición del agua. Sin embargo, la cantidad de sal que añadimos al agua de cocción es demasiado baja para marcar una diferencia apreciable.

La manteca de cerdo es más saludable de lo que piensas

Tiene menos grasas saturadas, más grasas insaturadas y menos colesterol que una cantidad igual de mantequilla. No contiene grasas trans, y la margarina y la mantequilla si. El mito de que la manteca de cerdo es mala para la salud fue iniciado por los productores de aceite vegetal hidrogenado, que querían eliminar a la manteca de cerdo de los estantes.