Gastronomía y cía

2 formas de cocinar alcachofas

Siempre que oímos hablar de alcachofas, es una receta en la que se las acompaña con jamón, el plato típico. Pero hay muchas formas más de cocinar las alcachofas. Hoy os voy a presentar dos maneras de hacerlas, con gambas y con almejas.

Alcachofas con gambas

2 formas de cocinar alcachofas

Ingredientes:

Modo de elaborar la receta:

Las alcachofas frescas requieren una preparación previa. Hay que retirar todas las hojas exteriores que son las más duras. Al final, tendremos una especie de capullo. Cuando lleguemos al corazón, le retiramos la pelusilla que lo rodea y la parte de color morado, que es amargo para comer.

Conservamos una parte del tallo para que la alcachofa no se deshaga y se pueda rellenar. Cuando cortemos una alcachofa, hay que bañarla en zumo de limón para que no se ponga parduzca.

Una vez que tenemos las alcachofas preparadas, las ponemos en una cazuela con agua y sal para cocerlas durante 30 minutos, hasta que estén blandas.

Por otra parte, tenemos que cocer las gambas en agua salada hasta que se descongelen, escurrirlas y ponerlas en una sartén con un poco de mantequilla para sofreírlas hasta que cojan color, con 3 minutos será suficiente. Sazonamos las gambas y las reservamos.

Para la salsa, mezclamos el zumo de tomate con la nata y lo calentamos hasta que espese ligeramente. Lo probamos y salpimentamos a nuestro gusto.

Escaldamos los huevos y los ponemos en el centro de la alcachofa. Colocamos unas gambas encima de los huevos y lo cubrimos con la salsa.

Alcachofas con almejas

Ingredientes:

Modo de elaborar la receta:

Ponemos las almejas en un recipiente con agua y un puñado de sal para que eliminen toda la arena y tierra que tengan dentro.

Deshojamos las hojas exteriores de las alcachofas, hasta que lleguemos al corazón (la parte más tierna). Le retiramos la pelusa blanca que recubre el corazón y las cocemos durante 15 minutos en agua salada con un chorro de limón.

Cuando pase ese tiempo, las escurrimos y reservamos. La cocción de las alcachofas está a la mitad, por lo que no estarán blandas aún.

Escurrimos las almejas y las ponemos en una cazuela cubiertas con agua limpia, a cocer a fuego alto para que se abran. Cuando se hayan abierto todas, colamos el caldo de la cocción y lo reservamos para hacer la salsa. Eliminamos la concha vacía y reservamos las almejas con la concha.

En una sartén, sofreímos los ajos picados con un chorrito de aceite de oliva hasta que cojan color. Añadimos las 2 cucharadas de harina y lo mezclamos todo. Después de dejarlo unos segundos para que la harina se tueste, añadimos el caldo de la cocción de las almejas y lo removemos de nuevo.

Cuando empiece a hervir, añadimos las alcachofas enteras, las almejas, y un puñado de perejil. Dejamos que cuece todo junto durante 15 minutos más, hasta que las alcachofas estén tiernas y la salsa tenga una textura más espesa.

Probamos el plato para ver si es necesario rectificar de sal o de algún condimento más.